miércoles, 14 de mayo de 2014

COQUETEO


De pronto, tu presencia inesperada,
me hace descubrirme
cuarteado, movido, desplazado
hecho de la cuadrícula del piso
como en un espejo
que volviera rombos los cuadros,
que me alterara cada paso
y encendiera en mí,
como dos cerillos,
un fuego en los brazos,
y en las piernas,
una serpiente ondulada
 en mi sombra sobre el vidrio,
un pájaro que canta largo
y su voz no brota,
se me atora en la garganta,
vibra luego en mi vientre
y quiere volar,
entre mis piernas,
y las tuyas.
Todo en secreto
porque tan sólo la mirada
de tu coqueteo
cruza el aire,
rompe el ritmo
de la piel de tambor que soy
desde el día en que me tocaste
con tu mirada,
con tu sonrisa.
Se me hace y se deshace
en escamas de anhelo
la piel, más frágil
cuando escucha
la clave musical de  tu deseo.
Y cada vez que bailo
desorientado voy
siguiendo el ritmo
de tu primer
coqueteo.

.....................
Dibujo de Brian Nissen

_________________________________
Una versión de este poema leída por el autor aquí.