sábado, 10 de abril de 2010

BIOGRAFÍA DE UN DESEO

Estuvimos en medio
de tanto que nos es ajeno:
la calle iluminada
de luz que no nos incumbe
ni nos toca;
labios rutinarios
con dinero en la boca;
la ambición de los otros
como lengua de fuera;
la vida sin alma
de uno que llega 
a donde dice que sueña;
la ausencia de intensidad
con brillo estable;
todos los afrodisíacos ajenos:
fama, poder, riqueza;
la escalera sin imaginación
que sube y baja y sólo eso;
la humareda que se estanca
y que envenena;
el techo inanimado;
las piernas siempre dormidas;
el viaje que no haremos.


Y en medio de lo ajeno
todo lo nuestro:
las palabras al oído,
los ojos que no se cansan
de indagarse,
los besos pequeñitos
que fueron grandes,
el sari a tus pies
recién caído,
los pescadores de perlas sin libreto,
la cita puntual,
el insomnio antes de la cita,
el vino y el poema,
el abrazo sorpresivo,
la felicidad sin sombras,
el plan perfecto
para mañana,
las ciudades poseídas
en complicidad perpetua,
los billetes falsos que nos dieron
como en un juego que perdimos
sin que importara,
los gritos de placer verdadero
como en un juego que ganamos
para siempre,
el salón de baile 
como iniciación
a un mundo nuestro,
la isla capital
que compartimos
paso a paso,
el aeropuerto,
la despedida.
La plenitud como equipaje.
Y un día tal vez,
el azar,
de nuevo.