sábado, 24 de abril de 2010

TUS LABIOS ROJOS

Agua,
hilitos de agua
que tocan la garganta 
sin dejar de sentirse en los labios.
Agua
que pones en mi boca
con la tuya.

Y en tus labios
huellas
de una leve mordida
y una lengua tenaz
en los pliegues leves
de un beso.

El olor de la manzana
que mordías,
no verde, roja,
me obliga
de nuevo
a cerrar los ojos
para sentirme
devorado,
bebido,
convertido
luego en un olor
en tu memoria.

4 comentarios:

Mariana dijo...

Increíble lo que surge a veces un simple rose de labios, el deleite ese sabor que provoca el regalo de otra boca... bello :)
saludos

Ale-Mi dijo...

Y luego perder el sueño y la cordura por ese olor, impregnado en la mente y el corazón. Bonito poema! Saludos!

Ophir Alviárez dijo...

Una danza sensorial que invita se crea en mí, y entonces leo., te leo..

Ophir

Juliana Uribe dijo...

Perfecto, como para mi antojo