miércoles, 7 de abril de 2010

EL GATO MIRA Y SE VA


El fantasma de un gato.
La sombra de un gato en movimiento.
La obscuridad de la boca de un gato
                        que maulla lejos.
El precipicio que huele un gato
                        en la vagina de una gata en celo.
La línea negra vaginal en el ojo del gato.
La famosa insumisión de los gatos 
                        sentida como obscuro misterio.
La parte secreta del beso de un gato 
                               que acecha abajo de su lengua.
Su olor tan sólo.
La huella del gato en la comida del perro.
El gato al sol, secando olvidos.
El gato que simula no escuchar su nombre.
Los celos del gato.
Los bigotes tensos del gato.
En la oreja de la siamesa, 
esos tres pelos negros.

La ausencia del gato.
La idea del ratón
                  en la memoria involuntaria de su garra.
El gato fugaz que ves cuando me miras.
Un gato negro cruzando la calle.

Las ciudades 

al amanecer
que se van quedando 
reflejadas,
profundas,
movidas,
como un mar
en los ojos del gato
que parpadea.

De todas estas cosas felinas
el fantasma junta las sombras
para formarse un cuerpo
por un instante.

El fantasma del gato escapa, 

es cierto,
pero el gesto de tu deseo 
como gato jugando 
con una presa
lo provoca,
lo deja ir,
lo escucha,
lo atrapa,
lo sueña,
lo olvida.

Instante
de plenitud,
lo incierto
en la rítmica
fugacidad
de la mirada
del gato.







Una versión de este poema, leída por el autor AQUÍ.



7 comentarios:

Paula Muñoz Inclán dijo...

Fantástico.

Eugenia dijo...

El fantasma del gato recorre la noche perdido entre otras sombras.

Huele el aire, escucha, siente.
Sabe que alguien lo acecha.

Inquieto, corre y se esconde.
Observa.
Espera.

Desde su escondite, inmóvil, mira la mano que lo busca a tientas en la oscuridad.

Jéssica de la Portilla Montaño. dijo...

¡Me encanta!

Melisa Varïsh dijo...

Un pelo de gato...
La huella involuntaria de todo gato.

:)

Melisa Varïsh dijo...

El pelo de gato,
su huella involuntaria por el espacio (y el tiempo)...

Anónimo dijo...

hola,senor Sanches,mi nombre es mohammed, soy un estudiante de literatura hispanica. Al leir su obra tan impresionante Los Nombres Del Aire, tuve la sensaacion de que Usted comparte con nosostros sus horizontes y sus cantos del mar de Mogador que siempre sele llegan al corazon. Queria mucho si seria posible estar en contacto con Usted, porque de verdad es un pozo de sabiduria y sobre todo de poesia, y a mi como simple estudiante me gusta poesia porque es ella la vida. asi esta mi correo electronico raja_love1992@live.fr

Hector Velasco dijo...

Un gato que mira sin encontrar lo que ya se fue.